¿Cómo tener su propio Servidor de Internet en casa?

Si está cansado de las mismas configuraciones web estándar y desea tener su propio servidor de Internet en casa para así poder configurar su sitio de forma original, y para no tener que pagar por el alojamiento; este artículo es para usted.

Primero que todo, asegúrese de tener una conexión a Internet lo suficientemente buena y contar con un hardware de características de sobra.

Si se está preguntando: ¿para qué tener mi propio servidor de Internet en casa?

La respuesta es que así, no solo podrá ahorrar dinero en costos de servicio de hosting, sino que también, le dará mucha más libertad para configurar el software que utilizará en su servidor dedicado.

Aquí podrá encontrar consejos valiosos para montar su propio servidor de Internet en casa para el alojamiento de su sitio web:
 

Consideraciones de Hardware

  1. Si tiene un sitio web listo para salir al aire, y quiere aprovechar los beneficios de tener un servidor de Internet en casa, lo primero que tiene que saber es escoger el hardware capaz de cumplir con sus expectativas.
  2. Después, considere muy bien las necesidades y expectativas que necesita resolver, como:
    • ¿Cuántos usuarios espera recibir al día, a la semana, al mes?
    • ¿Cuánto espacio de almacenamiento requiere, la capacidad de memoria RAM y la potencia de procesador que necesita?
  3. La buena noticia es que, si su presupuesto es limitado, no necesariamente tiene que comprar un computador adicional.
  4. Muy posiblemente, el PC que ya tiene en casa, podrá ejecutar el software que necesita para su servidor de Internet en casa.
  5. Importante: Tenga en cuenta la demanda de energía que puede necesitar su computador viejo, debe ser más alta que la de un equipo nuevo.

 

Elija su sistema operativo: ¿Linux o Windows?

Cuando tenga el hardware instalado, el paso a seguir será decidir cuál va hacer el sistema operativo que más se adapta a lo que necesita.

Estas dos son las mejores opciones que existen hoy en día: Microsoft Windows o Linux.

Se estima que casi el 70% de los servidores web en la actualidad, corren sobre Linux.

Las razones de esto pueden variar, pero las consideraciones de costos y la facilidad con la que este servidor puede personalizarse, juegan un papel importante.

Si prefiere instalar un servidor de Windows, deberá pagar una licencia de Windows.

En el caso de Linux, es gratuito, de código abierto y es más personalizable de lo que sería una instalación típica de un servidor Windows.

Los servidores Linux también son una opción más segura, con muchas menos oportunidades de malware o para que los hackers se aprovechen.

Sin embargo, eso no significa que sean invencibles.

La seguridad de su información dependerá de mantener su software actualizado y su servidor de Internet en casa configurado correctamente, independientemente del sistema operativo que elija.

 

¿Su conexión es adecuada para el servidor de Internet en casa?

Un servicio de alojamiento web caseso requiere una conexión a Internet adecuada al tráfico web que vaya a recibir.

Las velocidades de descarga y carga son muy importantes, porque:

Las conexiones residenciales a Internet normalmente ofrecen una alta velocidad de descarga, pero una baja velocidad de carga.

Y, la rapidez con la que puede "subir" datos de su sitio web, y la velocidad de acceso de cada usuario que visite su sitio, dependerá de esta velocidad.

Recuerde: En la medida en que más usuarios acceden a su sitio al mismo tiempo, implica que más personas tendrán que compartir esta conexión.

Lo cual hará que la velocidad de acceso vaya bajando cuando más usuarios lo visiten simultáneamente.

Pruebe su conexión a Internet utilizando herramientas de prueba de velocidad, para determinar sus velocidades actuales.

También, debe confirmar con la empresa que le presta el servicio de Internet, si tiene algún límite de cantidad de datos en su conexión.

Si su Proveedor de Internet controla el uso de datos o limita el uso excesivo, es posible que deba considerar cambiar su proveedor.

 

Configure bien su servidor casero

Con su hardware, la conexión a Internet y el sistema operativo listos, solo necesita configurar el software requerido para alojar su sitio.

Esto dependerá del sistema operativo que haya elegido para su servidor de Internet en casa.

Las instalaciones de Windows Server pueden instalar IIS, el complemento del servidor web.

En la documentación de soporte de Microsoft para IIS, se brindan instrucciones paso a paso sobre qué debe hacer.

Si decidió utilizar Linux, Apache, Lighttpd o NGINX son tres opciones para instalar.

 
Apache es el más conocido, y puede guardarlo en una instalación típica de Windows.

Es posible que deba abrir puertos en el enrutador y en el firewall del Internet de su hogar, para permitir que su tráfico web pase de un servidor a otro.

Los puertos 80 y 443 son esenciales para el tráfico web, así que asegúrese de que no estén bloqueados.

Una vez que el servidor está configurado para el tráfico web, verifique que funcione visitando su servidor en un navegador web.

La mayoría de los servidores web, vienen con una página de prueba que se mostrará una vez que esté cargada.

Puede reemplazar esto con los archivos de su sitio web en cualquier momento que lo desee.

Deberá familiarizarse con las herramientas para configurar y mantener su servidor de Internet en casa.

 

Escriba su nombre de dominio y verifique que funcione

Una vez que su servidor está configurado para el acceso de los usuarios en Internet, su paso final es coseguir un buen nombre de dominio, para permitir que sus usuarios lo encuentren.

Antes de hacerlo, los usuarios solo podrán visitar su sitio escribiendo la dirección IP externa de su servidor web.

Pero, en lugar de una serie de números, lo más recomendable es una dirección fácil de recordar para que sus usuarios la escriban en Internet.

Tendrá que comprar un nombre de dominio de un registrador de dominio, o puede obtener un subdominio gratuito si lo prefiere.

Con un dominio (o subdominio), deberá configurar las entradas DNS para que su dominio apunte a la dirección IP de su servidor.

Su registrador de dominios le dará las instrucciones sobre cómo hacer esto.

Después tendrá que esperar unas horas para que los cambios comiencen a funcionar, y así su servidor ya debería estar listo.
 

Beneficios adicionales de tener su propio servidor en casa

Si ya ha realizado todo lo anterior, significa que está listo para tomar el control de su sirio web.

Un servidor de Internet en casa puede ser una forma rentable de alojar su sitio web, con la ventaja adicional de que sus datos permanecen en sus manos, y no en manos de un proveedor de alojamiento externo.

Tampoco tiene que preocuparse por el tipo de sitio web que aloja en su servidor.

Puede ejecutar una página HTML básica o un sistema CMS complejo, como WordPress.

Podrá ejecutar cualquiera de ellos, siempre que configure su servidor correctamente.

La administración de su sitio web y demás actividades de mantenimiento cotidianas se realizan de la misma manera que cuando se usa un servidor externo.

Solo que, teniéndolo instalado localmente, muchos procesos se pueden realizar más ágilmente.

 

Ponga en práctica estos consejos y si necesita ayuda, no dude en llamarnos.

Tenemos más de 27 años de experiencia en proyectos para medianas y pequeñas empresas.

Llámenos en Bogotá, al 704 – 4066.
 

No hay comentarios

Leave a reply

error: Content is protected !!